jueves, 26 de enero de 2012

Dragones barbudos. Esos adorables reptiles.




Dragón barbudo (Pogona vitticeps)

Nativos australianos, con sus 45-56 cm de largo son dóciles por naturaleza y una buena mascota para los niños (siempre teniendo los mismos cuidados higiénicos que con otros reptiles). 
Tienen una esperanza de vida de 10-15 años y alcanzan la madurez sexual entre el primer y segundo año de vida. 
Mantenimiento
Lo mejor es siempre mantener un macho por terrario con 1 o varias hembras. Los jóvenes tienen que mantenerse separados de los adultos y vigilar el peso de los animales cuando están en grupo, ya que un comportamiento de dominancia puede hacer perder peso a los demás animales del grupo. 
En los grupos de juveniles hay que controlar los comportamientos agresivos que pueden producirse por estar los animales hambrientos. 
Un buen sustrato puede ser papel de papel de periódico, pellets de alfalfa o arena. Evitar la arena de gatos y las cortezas, ya que pueden producir obstrucciones intestinales. 
Los escondites deben tener mayor humedad que el resto de la instalación, esto se puede conseguir mediante musgo que retenga la humedad o con escondites de madera y pulverizarlos con agua frecuentemente. 
Aunque beban poca agua hay que proporcionarles un bowl con agua fresca y cambiarla con frecuencia. 
Se les debe aportar luz UV con lamparas 5.0 preferentemente e incluso de mayor intensidad para los juveniles y colocarlas a unos 45-50 cm de los animales sin cristales en medio, ya que filtrar la luz UV y cambiarlas cada 6 meses aunque sigan funcionando.
La temperatura del terrario debe rondar los 27 ºC y subir a los 32-35ºC en la zona de soleado, bajando por la noche a unos 21ºC.
Alimentación 
Los dragones barbudos son omnívoros, siendo más carnívoros de juveniles y disminuyendo la ingesta proteína animal de adultos y aumentando la de vegetales. 
Juveniles: Se les debe alimentar a diario con insectos como grillos, gusanos, saltamontes o moscas suplementados con complejos vitamínicos, junto con vegetales frescos. 
Adultos: Se les alimentará un día si otro no, con una dieta a base de vegetales (col, escarola, espinacas, cilantro, remolacha...). La fruta se dará en pequeñas cantidades como premios y los insectos en menor cantidad que los vegetales. Los pinkies se les pueden ofrecer a las hembras embarazadas. 
Se añadirá un suplemento vitamínico para reptiles a los insectos una vez en semana. 
La visita al veterinario.
  • Una primera visita post-compra para chequear parasitos en heces y estado general y donde se discutirán medidas de manejo y dieta. 
  • Si ya hay dragones barbudos en la colección y se va a introducir uno nuevo es necesaria una cuarentena de entre 3 y 6 meses para evitar introducir enfermedades como adenovirus o cryptosporidium spp. 
  • Un chequeo anual para revisar heces y análisis de sangre anual a partir de los 7 años.
Enfermedades que nos pueden contegiar.

  • Salmonelosis
Miguel Pérez González DVM, GPCert(ExAP)
Miembro de la  Association of Avian Veterinarias (www.aav.org)
Miembro del Grupo de Animales Exóticos de AVEPA (www.gmcae.es
Servicio de  Animales Exóticos
CMV Delicias


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Contacto