viernes, 3 de agosto de 2012

Enfermedad dental en cobayas



Dental Disease in Guinea Pigs

Association of Exotic Mammal Veterinarians: aemv.org

Los problemas dentales son comunes en cobayas y pueden afectar tanto a los incisivos como a los premolares. Varios tipos de problemas dentales pueden afectar a las cobayas, incluyendo fracturas, sobrecrecimiento, espículas dentales, infecciones de la raíz y abscesos dentales. Al contrario que los perros y los gatos, las cobayas no tienen problemas de acumulación de sarro o caries.
Los 20 dientes de las cobayas crecen de manera continua durante toda la vida. En cobayas normales, los dientes se desgastan durante la masticación. La comida y el diente opuesto ayudan a limar el diente y evitando su crecimiento excesivo. En una cobaya normal, los incisivos inferiores son mayores que los superiores. Una causa clara de inadecuado desgaste dental es la falta de fibra en la dieta, más específicamente de heno. Masticar palos, barrotes de la jaula, piedras de calcio y otros objetos no desgasta los dientes y pueden ser causa de fracturas dentales. Los incisivos alongados son normalmente resultado de una mala oclusión de las muelas.
Cuando los incisivos se vuelven muy largos, las cobayas tienen dificultad para cortar la comida en trozos más pequeños. Las muelas grandes pueden causar excesiva presión en las raíces de los dientes cuando la cobaya mastica resultando en dolor, daño en la raíz y ocasionalmente abscesos dentales. Frecuentemente las muelas grandes desarrollan picos o crecen en direcciones anormales dañando los tejidos adyacentes de la boca o atrapando la lengua. Las cobayas con estos problemas tienen dificultad para comer en general. Como los incisivos casi nunca van a crecer sin un crecimiento previo de las muelas, el recorte de estos no es una opción de tratamiento y nunca se deberían cortan con corta uñas u otras herramientas parecidas por el alto riesgo de fractura, dolor y daño de la raíz del diente.
Los signos de enfermedad dental incluyen: no quieren comer o perdida de apetito repentina, preferencia por comida blanda, babeo, rechinar de dientes, escupen la comida y pérdida de peso. Los incisivos son fáciles de examinar, sin embargo examinar las muelas es más difícil. En la mayoría de los casos una buena exploración de las muelas requiere anestesia. Las radiografías dentales ayudan mucho a una evaluación completa de los dientes.
El tratamiento va a depender del tipo y gravedad de la lesión, pero siempre el objetivo es restaurar la anatomía y la funcionalidad lo más posible. Las técnicas de tratamiento incluyen el limado de los dientes con motor de odontología o limas de dientes, extracción de dientes enfermos y tratamiento del dolor, inflamación e infección.
En algunos casos la suplementación de heno a la dieta ayudará al desgaste normal de los dientes, pero a veces aún con esto se van a necesitar recortes periódicos cada 2-4 meses para toda la vida. Los dueños deben vigilar muy de cerca cualquier síntoma de enfermedad dental o de empeoramiento durante el tratamiento e ir de manera inmediata al veterinario.

Produced by the Association of Exotic Mammal Veterinarians: www.aemv.org. 2005


Traducido por Miguel Pérez González Lic. Vet. GPCert(ExAP) MRCVS. 2012

Contacto